lunes, 7 de mayo de 2012

Marcial Murciano: «Hoy, que todo está globalizado, no tiene sentido trabajar la investigación en comunicación desde las perspectivas nacionales»


[El director del Observatorio Iberoamericano de la Comunicación destaca el éxito de la revista Conexiones y prevé una buena acogida para el primer portal de distribución de libros digitales especializados en comunicación, promovido por Comunicación Social Ediciones. M. Frechilla]

El catedrático presentará la Colección Espacio
Iberoamericano, editada por Comunicación Social,
durante el XI Congreso de ALAIC en Montevideo
 
Marcial Murciano tiene un curriculum vitae larguísimo. A su trabajo como miembro de comités científicos nacionales de evaluación de la investigación y la docencia y catedrático de Políticas de Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, suma la responsabilidad de haber sido decano de la misma facultad y presidente de la Conferencia de Decanos de Facultades de Comunicación. Pero hoy, en esta entrevista, nos habla de la investigación en comunicación en Iberoamérica, de su trabajo como director del Observatorio Iberoamericano de la Comunicación y de su participación en el Congreso de ALAIC (Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación), que se celebrará del 9 al 11 de mayo en Montevideo, donde presentará la revista Conexiones y la Colección EspacioIberoamericano, que publica Comunicación Social Ediciones.

 -Como director de la Colección Espacio Iberoamericano (Comunicación Social Ediciones), podría decirnos qué objetivos se marca para esta colección. ¿Qué espera de ella?
-La Colección Espacio Iberoamericano, como la revista Conexiones o el trabajo del Observatorio, intenta contribuir a crear un campo científico interconectado entre todos los pensadores e investigadores de la comunicación en español del marco iberoamericano. Hoy en día, que todo está globalizado, no tiene sentido trabajar desde las perspectivas nacionales. El objetivo principal es poner en común toda la investigación que se está realizando en español, que tiene una misma matriz, unos mismos autores y que, por tanto, ofrece elementos de reflexión y aportes desde los diferentes lugares donde se investiga.

«El formato del libro digital,
con los precios adecuados a
este mercado global, va a tener
un gran éxito a medio plazo»

-Usted dirige la Red RIEC,¿en qué consiste esta red?
-La Red RIEC es un proyecto de cooperación interuniversitaria entre seis o siete universidades de España, Argentina, Chile, Brasil, México y Puerto Rico, y que tiene una voluntad de ampliarse. En esta reunión próxima que vamos a celebrar en octubre en Lima, vamos a incorporar a dos nuevas universidades: una de Perú (la Universidad de Lima) y otra de Venezuela (Universidad Católica Andrés Bello). Ya están admitidas y se integrarán en la reunión de este año. La Red RIEC se encarga de desarrollar un proyecto de cooperación en investigación en comunicación, y también de todo lo que implica, como las publicaciones; el trabajo en temas típicos de la cooperación interuniversitaria, como son ofrecer elementos, reflexiones y perspectivas al trabajo científico-pedagógico; y de actividades de divulgación de la investigación. La red está formada a partir de un acuerdo de las universidades, que las vincula en la voluntad de hacer estos temas. Cuando llega la reunión plenaria, se revisan los objetivos y se marcan otros nuevos para la anualidad siguiente.

«Podemos valorar la
revista Conexiones
  como un éxito»
-La revista Conexiones es la plataforma de comunicación de la red, ¿en qué ha consistido este proyecto de la revista, que ya lleva seis números publicados?
-Es nuestra aportación más significativa. Uno de nuestros principales objetivos fue marcar una publicación como Conexiones, que, en un primer momento permitiera visualizar los grupos de investigación y los trabajos de investigación que había detrás de cada uno de los miembros de la red. Por ejemplo, el núcleo de Chile trabaja sobre la comunicación en la educación; Sao Paulo, sobre comunicación y el consumo, etcétera. Nos parecía que era interesante poner este trabajo en común para la Red RIEC y en común para el conjunto de la investigación. Podemos valorarlo de éxito. La publicación tiene sólo tres años de vida, ha cumplido con sus expectativas de crear cada año los dos números que estaban previstos. Uno de los objetivos es que la revista fuera indexada y así ha sido, y esto permite que la investigación tenga una repercusión elevada.

-Usted también preside el Observatorio Iberoamericano de la Comunicación, ¿qué es? ¿Cuáles son sus objetivos?
-El Observatorio es un núcleo de investigación dinámica, ­es decir, que se va ampliando­ y cooperativa. Tiene unas líneas de investigación principales: tecnologías, técnicas de comunicación, audiovisual... A partir de esas líneas, concursa a los planes nacionales e internacionales de investigación. Por ejemplo, hemos terminado un análisis de políticas públicas para la sociedad de la información, y vamos a abrir otro proyecto sobre las industrias creativas en el horizonte de la sociedad de la información. También estudiaremos en Lima la posibilidad de hacer un análisis comparativo de la transformación en el contenido de la información...En ese sentido, el Observatorio promueve actividades de investigación, trabaja en cooperación interuniversitaria, en temas de docencia (grado, posgrado y másters), publica una revista (Conexiones) e impulsa publicaciones como las que están en la Colección Espacio Iberoamericano.

-¿Qué otras medidas podrían favorecer la investigación interuniversitaria en comunicación, tan positiva para el desarrollo de esta ciencia social?
-Normalmente, lo que puede favorecer la financiación es poner más dinero en el sistema para que haya más movilidad y que los alumnos de investigación que, normalmente están en los másteres y doctorados, puedan desplazarse, hacer estancias largas, de doctorado, o cortas, de profundización en sus temas de estudio. También, para que puedan trabajar con los investigadores que están en un proyecto en una red. Cuando hablamos de publicaciones de un espacio iberoamericano, como en este caso, la financiación también sirve para que esas publicaciones que no son tan comerciales tengan una vitalidad. En fin, llevar a cabo todas aquellas medidas que promuevan los contactos supranacionales, por ejemplo, para costear esos encuentros como el que vamos a tener en Lima. Todo ello requiere una estructura, un gasto, para desarrollar todas aquellas medidas que favorecen el establecimiento de las redes de contacto.

«El portal http://www.librosdecomunicacion.com/
facilita que una persona se descargue una
publicación, en este caso de una editorial
ubicada en Zamora como Comunicación
Social, y hacerlo a un precio interesante»
 
-¿Cuál es la naturaleza de su participación en el XICongreso de ALAIC (Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación) en Montevideo?
-Yo soy miembro casi fundador de la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC) y también de la Federación de Facultades de Comunicación de América Latina (FELAFACS). Ambas tienen periódicamente un congreso al que acudo regularmente. Para este congreso de ALAIC voy a presentar una comunicación con el tema de la Investigación en Políticas de Comunicación en la Sociedad de la Información, en el que he estado trabajando los últimos tres años. También presentaré la revista Conexiones y la Colección Espacio Iberoamericana. La revista ya la conocían, pero la colección, como echó a andar en 2011, todavía no.

-Hablando del estado de la investigación, ¿en qué punto se halla la investigación en comunicación en Iberoamérica, sobre todo estableciendo una comparativa con otros ámbitos, como el anglosajón?
-La investigación de la comunicación se mueve en varios parámetros. Pero los temas más dinámicos son los que se relacionan con los problemas contemporáneos. Y, claro, el asunto que centra en la actualidad una gran parte de las investigaciones son los problemas relacionados con la globalización. También, la revolución tecnológica y la convergencia digital. Es decir, los que se relacionan con los fenómenos de la construcción de un planeta cada vez más integrado, y cómo afecta eso a las diferentes instancias de la vida social y a las formas de comunicarse. Estos temas son los que ocupan a los investigadores, aparte de los tradicionales, como la metodología, los aspectos históricos... La diferencia está en que el mundo anglosajón es más desarrollado, más dinámico, y es donde gran parte de estas transformaciones se está produciendo. En ese sentido diríamos que la calidad y la organización que tiene para la investigación son más avanzados y más desarrollados y, de alguna manera, marca la agenda de la investigación. La cultura hispánica y el ámbito iberoamericano se mueven en un escalón más abajo y, de alguna manera, interpretan o desarrollan parte de la investigación que está en la agenda internacional.

«El mundo anglosajón marca
la agenda de la investigación.
El ámbito iberoamericano se
mueve en un escalón más abajo»
 
-Comunicación Social Ediciones va a presentar en el Congreso de ALAIC http://www.librosdecomunicacion.com/, el primer portal de distribución de libros digitales especializados en comunicación y escritos en español. ¿Qué le parece el proyecto, ahora que está alcanzando tanto éxito el formato del libro electrónico, el eBook?
-El panorama tradicional de las formas de comunicación es un panorama relativamente estable, construido en el siglo pasado, que no se había movido mucho, menos la radio y la televisión que han modificado el mundo tradicional de lo impreso. Ahora, este final de siglo, con toda la revolución digital, está produciendo una innovación que va a transformar a medio plazo la lectura y la distribución electrónica. Es una realidad. En el libro universitario y en los formatos universitarios se producirá fácilmente. Esta colección facilita que una persona, por ejemplo, que esté en Guayaquil y esté al tanto de la bibliografía, se pueda descargar al día siguiente de su aparición una publicación, en este caso, de una editorial ubicada en Zamora, y hacerlo a un precio interesante. Esto, en épocas anteriores, requería procesos mucho más complejos, más lentos. El libro se tenía que hacer notar, entrar en la bibliografía, ser citado y, finalmente, ser adquirido o que existiera interés por su adquisición. Era un proceso de no menos de dos años y un proceso físico costoso hasta que el libro llegaba a su usuario final. El formato del libro digital, con los precios adecuados a este mercado global, va a tener un gran éxito y una gran aceptación a medio plazo.

-Usted, que conoce a los investigadores y los derroteros que está tomando la investigación en comunicación, ¿podría apuntar algunos de los trabajos que más le han llamado la atención?
-De hecho, como he comentado anteriormente, hay unas culturas nacionales de investigación, es decir, en un lugar determinado el pensamiento crítico es muy fuerte y hay una voluntad investigadora muy crítica. Pero, aparte de esas culturas o núcleos particulares de investigación ­por ejemplo, hay lugares donde la investigación en semiótica es muy fuerte­, la agenda es internacional. En ella están las metodologías para analizar los fenómenos, las transiciones hacia el mundo globalizado, el desarrollo de las nuevas tecnologías y sus implicaciones en determinadas áreas específicas, la televisión digital, los temas de la participación democrática a través de los instrumentos tecnológicos... La agenda de alguna manera está bastante internacionalizada y las culturas de investigación nacionales lo que hacen es una puesta al día de sus temas y de aquello que tiene más demanda, que no es una demanda local, sino global. Todo lo que vemos está en la agenda mundial cada día y lo vemos todos, porque los circuitos de noticias y los circuitos de imágenes, las noticias, son asequibles a todo el mundo. Todo el mundo sabe en qué fase está el calentamiento global, en qué fase está la primavera árabe, la crisis europea, la relación del presidente de los Estados Unidos... Todo está en una agenda global e, igualmente, los temas de desarrollo de investigación en comunicación también están en una agenda global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada