martes, 24 de enero de 2012

Una fiesta de los periodistas aguada por los 4.000 profesionales que perdieron su empleo en el último año


Comprar periódicos puede ser una buena medida para salvar
a los periodistas. / PERIODISMO PARA PERIODISTAS

Los periodistas celebran hoy, 24 de enero, su fiesta: San Francisco de Sales. Sin embargo, la situación crítica que vive el sector hace que los profesionales de la comunicación no estén precisamente para  tirar cohetes, ya que atraviesa uno de sus peores momentos en décadas. Lo dicen las asociaciones que agrupan a los periodistas y lo expresan los datos, a cada cual más demoledor. Recientemente, Televisión Española (TVE) informaba de que era el segundo sector más vapuleado por el paro. Por delante sólo estaba  la construcción. Sólo en el último año 4.000 periodistas se quedaron sin trabajo, el 40% de los 10.000 que actualmente engrosan las listas del paro.

Desde 2008, cuando comenzó la crisis económica, 51 medios de comunicación echaron el cierre. Uno de los últimos en decir adiós fue el diario gratuito ADN. La caída en picado no acaba aquí. Lo peor es que se adivinan más despidos y se anuncian nuevos expedientes de regulación de empleo en algunas empresas, como en Público, La Voz de Asturias o la Radio Televisión Valenciana. Y cada año siguen saliendo de las facultades de periodismo nuevos licenciados, el último curso 3.000, que se enfrentan a un panorama desolador y a mucha precariedad. Como ha denunciado la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), hay empresas que ofrecen tan sólo 0,75 euros por un artículo de 800 caracteres. Una cantidad ridícula, indigna e irrisoria.

También al amparo de la situación de crisis y con el fin de abaratar costes, las empresas sustituyen a personal experimentado por trabajadores en precario, con sueldos bajos y a veces sin contrato. Aunque la fórmula del colaborador que trabaja como un periodista fijo de plantilla, las mismas horas y con la misma responsabilidad, pero en peores condiciones, no es nueva y ya se daba en tiempos boyantes. De la precariedad habla, entre otras cosas, el profesor Antonio López Hidalgo en El periodista en su soledad, editado por Comunicación Social.

Con este panorama, es ingenuo pensar que los problemas del sector se van a solucionar de la noche a la mañana. Pero sí existen propuestas sobre la mesa para tratar de aliviar sus consecuencias, como el llamamiento que ha hecho la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, Carmen del Riego, al Gobierno para que convoque una mesa de diálogo con editores, sindicatos y organizaciones de periodistas, en la que propone que se estudien ayudas para la prensa. Entre ellas, «fórmulas de apoyo a la reconversión tecnológica que tendrán que sufrir todos los medios» y que, en definitiva, buscan el mantenimiento del empleo «y no sanear los balances o despedir a periodistas».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada